27-I

27

I: las comisuras de la boca (la
nutrición)
 

Hexagrama 1Arriba Ken, el aquietamiento, la montaña

Hexagrama 1Debajo Chen, lo suscitativo, el trueno

Solución general: En este signo se simboliza
la alimentación, tanto la espiritual como la material, tanto la forma en la que
los demás se alimentan, como la forma en la que nosotros nos alimentamos.
También se representa la alimentación que nosotros ofrecemos a los demás.
Al
alimentar y cuidar a los demás es importante que uno se ocupa de personas
rectas. El gran hombre alimenta y cultiva a los experimentados y capaces,
valiéndose de ellos para velar por todos los hombres. Por otro lado, es
igualmente importante que uno se ocupe de la forma de alimentarse a sí
mismo.

Mutaciones
(se leen de abajo arriba)

Mutación de
la línea 1:

Nos advierte del peligro de mirar con envidia y disgusto a los
que se encuentran en una posición más elevada y que exteriormente lo pasan
mejor. Esta envidia solo provoca en los envidiados sentimientos de burla y
desprecio.

Mutación de la línea 2:

Lo normal es que uno se busque su propio alimento. Cuando uno
no puede alimentarse por sí mismo, ha de permitir que le alimenten aquellos que
tienen el deber o el derecho a hacerlo.

Mutación de la línea 3:

Quien busca el alimento que no alimenta, irá tambaleándose del
deseo al goce, y en el goce se desvivirá por el deseo. Una apasionada embriaguez
destinada a satisfacer los sentidos, no conduce jamás a la
meta.

Mutación de la línea 4:

Quien está hambriento de alimento espiritual porque con su
espiritualidad quiere ayudar a los demás, no comete ninguna falta.

Mutación de la línea 5:

Cuando se quiere ayudar a los demás pero se es consciente de
que no se tienen fuerzas suficientes para ello, lo adecuado es buscar la ayuda
de una persona espiritualmente superior, aunque esta persona sea exteriormente
insignificante.

Mutación de la línea 6:

Cuando sobre nosotros recae la responsabilidad de alimentar a
los demás, debemos mantenernos conscientes de esa gran responsabilidad, pues
solo así podremos emprender grandes obras, las cuales aportarán felicidad para
nosotros y para los demás.